UPA-ANDALUCÍA Y LA DO SIERRA MÁGINA FIRMAN UN CONVENIO DE COLABORACIÓN EN DEFENSA DEL ACEITE DE OLIVA, VIRGEN Y EXTRA

El objetivo final es perseguir el fraude en la calidad.

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía, Agustín Rodríguez, y el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina, Rafael de la Cruz, han firmado un convenio de colaboración en defensa del aceite de oliva, virgen y virgen extra, con el objetivo de perseguir el fraude en la calidad. En el acto, Agustín Rodríguez y Rafael de la Cruz han coincidido en la importancia de formalizar la relación para luchar frente a las políticas abusivas de la gran distribución, que se han incrementado en los dos últimos años, banalizando el producto y perjudicando a los olivareros y a los consumidores.

“Este convenio viene a formalizar una colaboración que ya existe. La campaña pasada se formuló una denuncia conjuntamente frente a una gran superficie de la ciudad de Jaén por un presunto fraude a los consumidores con publicidad engañosa y cuestiones de etiquetado. En primer lugar, a nadie se le escapa que esta situación de precios muy bajos en origen está llevando a un riesgo evidente que afecta a la calidad final del producto que se pone al consumidor. En los dos últimos años se ha producido una situación que ha desembocado en denuncias concretas a marcas blancas de la gran distribución que han hecho de este producto de calidad un producto gancho. El resultado de todo esto está siendo la banalización de un producto de alta calidad como consecuencia de estos precios tan bajos en origen y que, por supuesto, afectan a la calidad”, sentenció Agustín Rodríguez.

El secretario general de UPA-Andalucía insistió: “No hay mejor instrumento que una Denominación de Origen para influir de forma determinante en poner en el mercado un producto de calidad y con las mejores garantías. Las denominaciones certifican que todo el proceso se ajusta a la normativa y se realiza todo un trabajo que garantiza, mediante esa certificación, un producto de calidad. Sin embargo, no se está viendo recompensado. Esa política abusiva de la gran distribución arrincona todo el trabajo de décadas a favor de la calidad”.

En este sentido, el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina, Rafael de la Cruz, reiteró: “Firmamos el convenio de colaboración debido a la confluencia de los intereses que se pretenden defender por ambas instituciones, en la convicción de que la calidad del aceite de oliva tiene mucho que ver con los precios, sobre todo en el caso de los vírgenes extra. La calidad, cuando se vigila y controla, hace posible la diferenciación de precios. En el caso de Sierra Mágina, este acuerdo significa ir hacia el objetivo fundamental de la Denominación de Origen, que representa una opción clara por la calidad del aceite, aún a costa de una merma en cantidad y un encarecimiento de los costes de producción. Elaboramos un aceite producido con esfuerzo y coste frente al que se contrapone otro igualmente etiquetado como virgen extra en el que el contenido del envase no refleja la calidad de la etiqueta”.

Igualmente, Rafael de la Cruz añadió: “El objetivo del convenio es luchar por los precios y colaborar para defender que no haya fraude en la calidad, que haya una diferenciación clara de los aceites, que el zumo natural, el virgen extra, no se confunda ni se mezcle con aquellos que no lo son. Esta colaboración con UPA formaliza una relación previa que queremos institucionalizar. Y para ello ponemos nuestro laboratorio a su disposición, para perseguir ese fraude de calidad que perjudica a los productores y a los consumidores”.

El convenio refleja que UPA-Andalucía realizará un seguimiento de aquellos aceites de oliva, virgen y extra, ofertados a bajo precio de venta al público para comprobar que la calidad intrínseca del producto se corresponde con lo que aparece en la etiqueta. Además, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina pondrá a disposición de UPA su laboratorio químico y organoléptico y su equipo técnico para la realización de ensayos de los aceites.

Agustín Rodríguez confirmó, por último, que el convenio está abierto “a reforzarlo con otras denominaciones de origen y con entidades que tengan este objetivo común de velar por la calidad de los aceites de oliva vírgenes y extra”.

foto-1

EL CONSEJO REGULADOR DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN SIERRA MÁGINA FELICITA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA POR SU LABOR DE CONTROL E INSPECCIÓN CONTRA EL FRAUDE DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Asimismo, anima a que repita sistemáticamente los controles en los puntos de ventas y amplíe su ámbito de acción a todas las provincias andaluzas.

El Pleno del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina ha acordado reconocer y, en consecuencia, felicitar públicamente las actuaciones de control e inspección realizadas por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en los puntos de venta de las provincias de Jaén y Córdoba, dirigidas a detectar posibles fraudes de calidad en las marcas de aceite de oliva virgen extra que se vendían a precios bajos en los puntos de venta o distribución.

En este sentido, el Consejo Regulador quiere resaltar que, en la situación de bajos precios y elevados costes de explotación que sufren los olivareros y almazaras de la Denominación de Origen Sierra Mágina, “la búsqueda de la calidad y su diferenciación, evitando el fraude de calidad y la banalización de ésta, es la única alternativa de futuro” para los 13.000 agricultores que conforman la denominación.

“Estamos firmemente convencidos de que para que dicha calidad pueda ser suficientemente retribuida, es necesario que todos los aceites comercializados bajo el epígrafe ‘aceite de oliva virgen extra’ lo sean realmente, de acuerdo a la normativa europea y del COI, siendo exigible, por tanto, controlar férreamente la calidad de los aceites en los puntos de venta, de manera que la etiqueta sea fiel reflejo del aceite que contiene el envase”, añade la Denominación de Origen .

Por ello, desde el Consejo Regulador animan a la Junta de Andalucía para que persevere en el camino emprendido repitiendo sistemáticamente dichos controles sobre los aceites de oliva envasados en punto de venta, ampliando su ámbito de acción a toda la comunidad autónoma andaluza, así como en el resto del territorio nacional, a través de las autoridades correspondientes en cada zona geográfica.

Finalmente, y con el objetivo de no perjudicar a todo el sector productor de aceite de oliva virgen extra, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina solicita que se hagan públicos los nombres de las empresas y las marcas cuyos aceites hayan sido inmovilizados y sancionados por la Junta de Andalucía, “para que los consumidores puedan distinguir perfectamente qué marcas son las que han incurrido en el fraude de calidad referido, y en qué establecimientos se comercializan”.